JUCIL asegura que la Comunidad tiene el mundo rural "más desprotegido de España" por la "escasa" plantilla de guardias civiles

Actualidad 14 de diciembre de 2022 Por RML
El secretario general de la asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL), Ernesto Vilariño, ha lamentado que Castilla y León es "la región con el mundo rural más desprotegido de España" debido a la "escasa plantilla" con la que se cubren los servicios en más de 260 cuarteles de la Comunidad, además de por las distancias que los guardias civiles han de recorrer para formar patrulla con otros agentes.
fotonoticia_20221214114608_1920
Agustín Leal, Benjamín Castro y Ernesto Vilariño JUCIL

Vilariño, que ha comparecido hoy en rueda de prensa en León junto al presidente autonómico de la Confederación de Sindicatos Independientes y de Funcionarios (CSIF), Benjamín Castro, y el secretario de Comunicación de JUCIL, Agustín Leal, ha explicado que en Castilla y León hay destinados en la actualidad 6.963 guardias civiles, lo que supone una "leve mejoría" del 2 por ciento de incremento con relación a la plantilla real, "que debería alcanzar los 7.676 efectivos".

"Hay 713 plazas vacantes sin cubrir, según las cifras del catálogo oficial, un documento ya de por sí anticuado y desactualizado", ha afirmado Vilariño. Según las estimaciones de JUCIL, para atender adecuadamente los servicios que demanda la sociedad castellanoleonesa "serían necesarios otros 1.200 agentes al menos".

La demarcación de la Guardia Civil se extiende por más del 90 por ciento del territorio de Castilla y León, lo que unido a la dispersión de los núcleos rurales en esta región se convierte en "una gran dificultad en la tarea de garantizar la seguridad de los ciudadanos y de sus bienes". Una circunstancia agravada por la dispersión de los cuarteles, "en su gran mayoría con solo 2, 3 o 4 guardias civiles, lo que les incapacita para ofrecer un servicio de 24 horas" desde "cuarteles fantasma", ha señalado el secretario general de JUCIL.

El secretario de Comunicación de JUCIL, Agustín Leal, ha explicado por su parte que la solución pasa por la agrupación de esos cuarteles en núcleos operativos en las cabeceras de comarca. "Así podría contarse con agrupaciones de más un centenar agentes en cada una de ellas. Con instalaciones y material adecuado saldrían a la calle varias patrullas durante las 24 horas del día que recorrerían su demarcación".

No obstante, ha reconocido que en el medio rural esta propuesta "no es muy popular", ya que "nadie, ni el núcleo más pequeño, quiere desprenderse del cuartel de la Guardia Civil", aunque esta medida, "en el siglo XXI es la más idónea". Como ejemplo de esta situación, desde JUCIL han recordado que León, a pesar de ser la provincia con mayor plantilla de guardias civiles, con 1.432 efectivos, las patrullas de seguridad ciudadana, o las del Seprona, "tan importante en esta provincia, se las ven y se las desean para conseguir turnos de mañana, de tarde y de noche".

ALIANZA CON CSIF
Por su parte, el presidente de CSIF de Castilla y León, Benjamín Castro, ha explicado que la situación por la que atraviesa este colectivo "no es propia de una sociedad democrática" y ha destacado las características del acuerdo firmado a comienzos de año entre CSIF y JUCIL para formar un "frente común" y colaborar en diferentes ámbitos, entre ellos el de la "recuperación del poder adquisitivo perdido desde años y agravado con las elevada tasas de inflación y el encarecimiento de la vida".

El acuerdo firmado entre ambas entidades también incluye cuestiones como la colaboración en la defensa de las condiciones profesionales y económicas de estos empleados públicos, así como en sus condiciones de jubilación. "Este año, por primera vez, la voz de los guardias civiles ha podido ser escuchada en las negociaciones de la Mesa del Funcionariado donde se ha discutido el incremento salarial de los próximos años", ha apuntado Castro.

Te puede interesar