La lucha de Alex un pequeño leonés enfermo de acidemia metilmalónica a través de la Asociación ACIMET

Actualidad 18 de octubre de 2022 Por RML
El sistema sanitario de Castilla y León no incluye la acidemia metilmalónica en la prueba que se realiza a los recién nacidos, conocida como “prueba del talón”, Álex, nuestro pequeño héroe, fue diagnosticado 11 meses tarde por nacer en León, hecho que no hubiera ocurrido si hubiera nacido en Cataluña, Madrid, Galicia, Extremadura o Andalucía entre otra Comunidades Autónomas. El objetivo es que nacer en León no sea una desventaja frente a nacer en otras autonomías en las que tanto el diagnóstico como el tratamiento están regulados.
lQssoPtmdagHzsX-800x450-noPad
ALEX CON SUS PADRES ACIMET

Comunicado ACIMET - FEEMH-3.pdf

Desde Acimet, una asociación que agrupa a los enfermos de acidemia metilmalónica  reclaman que todas las Comunidades Autónomas realicen este tipo de prueba a todos los recen nacidos. Siete comunidades no la incluyen en la prueba del talón, entre ellas Sacyl

Además, su familia tiene que sufragar el tratamiento, inyecciones diarias de B12, que no cubre la Seguridad Social y que suponen un coste mensual de unos ciento ochenta euros mensuales.

Por lo que a través de esta petición, solicitamos tanto a las Autoridades Sanitarias Estatales y Autonómicas que:

1 – Incluyan dicha enfermedad en la prueba del talón, para evitar las diferencias y que todos los recién nacidos tengan una sanidad de calidad sin depender de donde nazcan.

2- Se financie a través del Sistema Sanitario las inyecciones diarias de B12, ya que no son algo opcional para el niño, es una necesidad vital.

LA HISTORIA DE ALEX

El niño tiene acidemia metilmalónica, una patología que sufren 35 personas en España. Su familia pide que su diagnóstico se incluya en la prueba del talón.

Desde muy pequeño, Álex era un bebé que «no quería comer, siempre estaba adormilado y vomitaba mucho». Al principio no le dieron demasiada importancia pero los síntomas se fueron agravando. «Empezamos a subir a urgencias, las analíticas salían mal», recuerda María, su madre. Ocurría una vez a la semana, incluso más, y vieron que «algo pasaba». A partir de ahí comenzaron los ingresos, «le hicieron pruebas de todo tipo y en uno de los análisis salieron unos valores desbordantes del ácido metilmalónico, pidieron una confirmación y, efectivamente, era esa enfermedad».

No fue hasta los once meses cuando pusieron nombre al calvario de Álex: acidemia metilmalónica. Una enfermedad rara que sufren 35 personas en España. Él es el único niño en León. Es una patología de tipo metabólico, los enfermos tienen una mutación genética que provoca que no asimilen bien las proteínas de los alimentos. Tratamiento y dieta estricta son las pautas para que no llegue a causar otras afecciones más graves. «Quiero que se sepa que la enfermedad de Álex tiene unos riesgos graves, que van desde enfermedades neurológicas y renales a daños en el nervio óptico», explica María lamentando que el sistema de salud de Castilla y León no incluya la detección de la acidemia metilmalónica en la prueba del talón que se hace a los recién nacidos. «Nosotros hemos pasado por mucho por no tener incluida esa prueba. Hemos estado más de diez meses asumiendo unos riesgos muy graves con lo fácil que hubiera sido detectarlo como ocurre en otras comunidades autónomas y empezar un tratamiento desde el día uno de vida», denuncia la madre.

María pide que se incluya en la prueba del talón: «Hemos pasado mucho y tiene riesgos muy graves» María califica como «tortura» lo que ha pasado Álex desde que era un recién nacido. «Ha tenido vías centrales, pinchazos de análisis tres y cuatro veces al día, ha sido un calvario hasta tener el diagnóstico», asegura reivindicando que se incluya la detección de esta enfermedad en la prueba del talón «para que no haya más familias que tengan que pasar por esto» y «sobre todo porque puede ser tarde para los niños y provocar afecciones muy graves que les condicionen toda la vida».

Tras recibir el diagnóstico, el niño ha comenzado un estricto tratamiento para tratar de aminorar los síntomas de la acidemia metilmalónica. «Le tenemos que pinchar todos los días inyecciones de B12, que por cierto no cubre la Seguridad Social y son unos 180 euros al mes», asegura. Además, toma L-Carnitina cada ocho horas, ácido fólico y omeprazol. A parte de la medicación, tiene una dieta rígida. No puede comer «ni carne, ni pescado, ni leche, ni huevos, lo que puede comer es en pequeñas cantidades y tiene una restricción muy grande de proteínas», cuenta su madre. Además, necesita alimentarse cada cuatro horas, por lo que tiene una sonda nasogástrica.

Álex nació en el Hospital de León y allí «ha sido bastante duro porque es el primer caso que ven, nos han tratado súper bien, han intentado conocer lo más rápido posible cómo actual, pero al principio era algo que no habían visto nunca», detalla María. Para tratar al niño «siempre han estado en contacto con el Hospital La Paz de Madrid, donde están los especialistas en este tipo de enfermedades y a donde tenemos que viajar de forma periódica, ahora cada quince días».

Los padres de Álex confían en que haber comenzado once meses tarde el tratamiento no haya provocado otros daños graves al niño, aunque están pendientes de una resonancia magnética que confirme si tiene afectado el nervio óptico, uno de los principales riesgos. «Si esto se hubiera detectado cuando nació no se hubieran acumulado estos valores y se evitarían estos daños», lamenta María tildando de «injusticia» que la enfermedad solo se incluya en la prueba del talón de algunas autonomías. «Es la suerte de nacer en un sitio o en otro, y que estemos diciendo esto en 2022 es surrealista», denuncia.

En este «calvario», María y David han encontrado el apoyo de Acimet, una asociación que agrupa a los enfermos de acidemia metilmalónica y a sus familias a nivel nacional y «que nos han ayudado muchísimo», celebran.

Siete comunidades no la incluyen en la prueba del talón, entre ellas Sacyl

El sistema sanitario de Castilla y León no incluye la acidemia metilmalónica entre las enfermedades de la prueba del talón, un programa de detección precoz de enfermedades congénitas que permite diagnosticar una serie de patologías en los primeros días de vida con el objetivo de instaurar de forma precoz un tratamiento preventivo que evite o disminuya sus consecuencias.

Al igual que Sacyl, no detectan esta enfermedad considerada rara en Asturias, Cantabria, País Vasco, la Comunidad Valenciana, las islas Canarias y las Baleares. La asociación de afectados, Acimet, ha hecho una petición oficial recientemente para que llegue a todas ellas sin distinción en el cribado neonatal. Una de las entidades firmantes de esta solicitud, enviada al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas, es Aler, la Asociación Leonesa de Enfermedades Raras.

La prueba consiste en extraer unas gotas de sangre del talón del bebé, entre las 48 y 72 horas de vida en el hospital de nacimiento, para su análisis.

Te puede interesar